domingo, 1 de enero de 2012

La Doble Realidad



Días difíciles para estrenar cualquier película. Fin de año.

Pero cuando es de la calidad de Alfhaville cinema la apuesta siempre es en favor del espectador.

De inicio, en la primera secuencia, ocurre algo que la protagonista o el cinefilo no prevé, tomados por sorpresa ambos esperamos que el derrotero sea de acuerdo a ese inicio. Muy al contrario, no lo es, ese hecho aislado no da pie a nada....de momento.

Sonia es una recamarera eslovena que lucha por instalarse en Italia, con sus altas y sus bajas, la vida de Sonia parece no ser tan complicada. Pero como siempre, las relaciones de trabajo conllevan un gran vacío. Como paliativo de ésta situación Sonia se inscribe en un club para citas donde por azares del destino se encuentra a uno de sus más prominentes asiduos: Guido.

La relación entre ambos empieza a florecer y hasta aquí todo marcha sin sobresaltos, sin tensiones y la película transcurre como un cuento de amor...sin problemas.

Guido y Sonia llegan al punto donde la confianza le permite a Guido invitar a su entonces pareja a su lugar de trabajo.

Hecho que desencadenará una vorágine que ninguno de los espectadores había previsto....

La cinta se transforma en cuestión de segundos en un fuerte thriller, que a su vez se transforma en algo que dificilmente podemos definir...un cuento de Cortázar quizás, podría ser la mejor definición,....pero solo por momentos.

En esa vorágine de mutaciones el espectador se encuentra, en cuestión de segundos, con la difícil tarea de identificar que está pasando ante sus ojos. Sonia y Guido se transforman a un ritmo en el que es difícil identificar qué es qué y quién es quién.

A partir del momento, donde una bala cambia diametralmente el planteamiento original de la cinta, nos encontramos con una joya de cine que haría sentirse orgulloso a Alejandro Amenábar o a Juan Rulfo.

Magnifica opción fílmica cortesía de Quality Films.



Sumamente Recomendable.
Publicar un comentario

Vistantes.